Seleccionar página

Cerrajeros Baratos

Cuando los cilindros llegan al final de su vida útil, lo cual sucede si se han oxidado y se dificulta recuperarlos, se traba seguidamente y entorpece la inserción de las llaves en ellos, debes considerar seriamente la posibilidad de cambiarlos por uno nuevo. Recuerda que la tranquilidad de acceder a tu hogar no tiene precio.

Si tomas nota de las siguientes sugerencias podrás realizar esa labor por ti mismo, aprendiendo a la vez cómo funcionan estos dispositivos y lo que debes hacer para esa funcionalidad se mantenga.

Qué debes hacer. Comienza con una opción sencilla

Una opción sencilla de aprender estos procesos es probar con una puerta interna de tu casa, la de un cuarto con poco uso, por ejemplo, para que evites la presión de quien habita ese espacio y puedas trabajar con tranquilidad.

Este tipo de puerta generalmente cuenta con una cerradura simple, como las que tienen un botón en vez de llave para bloquearla desde su interior, cuya llave solo se requiere para abrir desde el lado externo.

Las cerraduras de este tipo tienen como ventajas que te sacan de apuro si alguien olvida quitar el pestillo antes de salir de la habitación o si algún niño se encierra por accidente.

Aunque las cerraduras generalmente tienen medidas estándar, no está demás que te cerciores de cuánto mide el ancho de la puerta, así como la distancia que hay entre el extremo de la puerta y el agujero donde se inserta la manivela.

¿Por qué? Porque necesitas que el nuevo sistema encaje adecuadamente en la puerta, de lo contrario podría quedar flojo o suelto, pudiendo romperse por carecer de la estabilidad necesaria para brindar el aseguramiento de la entrada a esa habitación.

Pasos a seguir

  1. Inicia detectando dónde está colocando el tornillo que permite sujetar el bombín en el lateral de la puerta, es decir, en la parte que contacta el marco.
  2. Con la llave de ese cilindro hazlo girar como si cerraras la puerta, de esta forma verás que queda accesible para su extracción.
  3. Procede a cambiar el bombín o cilindro por el que has comprado, el que usa un botón para bloquear la puerta. Colócalo en la cerradura, donde estaba el anterior y con movimientos suaves similares al giro que hace al abrir una cerradura, consigue ensamblarlo en su lugar.
  4. Para culminar la tarea emprendida, sólo debes ajustar el tornillo para asegurar que el nuevo cilindro mantenga su posición. Debe quedar fijo, para que la llave pueda ser utilizada sin problemas.
  5. Realiza pruebas con la llave y comprueba que puedes abrir y cerrar la puerta con facilidad.

Y listo. Has pasado la prueba de hacer este tipo de reparaciones en casa poniendo en práctica tus habilidades en tanto resuelves una situación que podrías haber traído algún dolor de cabeza más adelante.

Ahora puedes realizar trabajos similares en otras puertas de tu casa que así lo ameriten, aprendiendo algo más sobre cerraduras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies