Seleccionar página

Recuerda que somos Cerrajeros
Si eres mujer no necesariamente significa que no se puedan realizar trabajos de bricolaje dentro de los hogares o tener que llamar al esposo o a cualquier cerrajero en caso del cambio de un cilindro de una puerta.
Sólo se deben tener dos cosas que permitan que esta actividad se realice sin contratiempos, claro que todo tiene que ver con que el cilindro se pueda cambiar o no.
Puede ser que en algún momento se perdió una llave y queda una o dos, pero siempre queda esa duda de dónde pueda estar la llave y si alguna persona la ha encontrado y sepa dónde vivimos puede ser mucho riesgo.
Para evitar esta incertidumbre, lo recomendable es que se cambie el cilindro y así sentirnos un poco más seguro, aunque se recomienda guardar el que se quite por si la llave perdida aparece o pueda usarse dentro de la casa.
Procedimiento
Fijarse en la cerradura completa, a ver si debajo del pasador que asegura la puerta cerrada trae un tornillo incluido, si la respuesta es positiva, se puede cambiar fácilmente.
Usar un destornillador de estrías o liso, según sea el caso o la forma del tornillo en el cabezal.
Sacar el tornillo y colocar la llave en el cilindro en forma derecha, e ir jalando éste lentamente hacia afuera. Colocar el nuevo y volver a poner el tornillo de nuevo para asegurar el cilindro y ya está listo en tres sencillos pasos.
Es recomendable que se compre el cilindro de acuerdo al que se haya sacado, puesto que se consiguen de distintos tamaños y no son iguales entre sí. Todo depende de la marca de la cerradura; también se recomienda guardar el cilindro viejo como repuesto o por si se necesita en otra oportunidad y lo pueda tener a la mano.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies