Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Es natural que las personas opten por contratar a un servicio técnico para que pueda realizar determinadas labores en el hogar, sin embargo, cabe destacar que en ocasionen esto resulta algo costoso y es por ello que debemos intentar hacer este tipo de reparaciones por nuestra cuenta.
Debido a lo anterior, en este apartado te presentaremos todo lo que necesitas para que puedas aprender a reparar el pomo de tu puerta por tu cuenta, sin necesidad de llamar a un especialista, ahorrándole un gran costo a tu bolsillo.
Hoy día muchas personas poseen herramientas útiles en su hogar para poder realizar diversas reparaciones, y es lo que necesitarás, además de un poco de paciencia, para que puedas sumergirte en el mundo del bricolaje en el hogar sin problemas.
El problema
El uso excesivo del manillar, los malos portazos e incluso el desgaste propio de los mecanismos pueden influir en la decisión de reemplazar el pomo de tu puerta. Se trata de una de las tareas domésticas más comunes, sin embargo no debes temer, ya que a continuación se presentarán los pasos para que puedas realizar la reparación por tu cuenta sin problemas.
La solución
Lo primero que debemos tener en cuenta es tener la pieza que vamos a reemplazar, ya sea el mecanismo o el pomo en si, para ello podemos ir a alguna tienda ferretería y encontrar la cerradura que se adapte a nuestro gusto, siempre y cuando se tenga en cuenta el tipo de pomo, ya que existen en el mercado muchos modelos tanto para interiores como para exteriores. Por otra parte, también podemos recurrir a tiendas de bricolaje si lo que queremos es encontrar el modelo exacto para nuestra puerta. Posteriormente una vez adquirida la pieza, procederemos al desmontaje.
Haciendo uso de un destornillador podremos desarmar el pomo de la puerta. Generalmente se encuentra un embellecedor en los alrededores del mango los cuales se encargan de ocultar los tornillos para que podamos extraer adecuadamente la rosca, de no ser así entonces estas extraeremos a presión.
Luego de ser retirado, procederemos a retirar todos los tornillos que encontremos, quitándolos todos, por supuesto por ambas caras de la puerta. Posteriormente extraeremos los dos mangos así como el mecanismo central de la cerradura, quedando el hueco que corresponde y en donde se inserta la cerradura.
Es importante destacar que la cerradura nueva que hayamos adquirido sea del mismo tamaño de la ya retirada, esto se debe a que en ocasiones distintos modelos de cerraduras pueden no ser compatibles. Una vez que huevo esté libre procederemos a introducir las nuevas piezas.
Es importante que al introducir la nueva cerradura estés pendiente de la dirección en la que la colocas, ya que de colocarla al revés entonces no cerrará correctamente. Una vez que en la ponemos y coloquemos en su lugar los dos pomos, uno de cada lado de la puerta, procederemos a observar que uno de los pomos es como un mientras que el otro contiene una pieza adicional adjunta, dicha pieza, unirá ambos pomos en sus extremos en la puerta, logrando así unir todo el mecanismo. Esto no es para nada difícil, sólo tendrás que tener cuidado de introducirlo correctamente en el agujero y posteriormente atornillar todo para que queden su lugar y pueda realizar su función adecuadamente.
Con esto, tu puerta quedará como nueva y habrás logrado reemplazar el pomo de manera sencilla, sin problemas y muy fácilmente con estos sencillos pasos, con los que seguramente ahorrarás un precio elevado a tu bolsillo al no tener que contratar a ningún técnico especialista para realizar la labor.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies